El ritmo de crecimiento del cabello se estima en 1.25 cm al mes, de promedio. Sin embargo, según algunos especialistas, cuando el pelo alcanza unos 30 cm de longitud su ritmo de crecimiento es más lento debido al peso. Por este motivo, se suele aconsejar contar las puntas para que crezca con más vitalidad.

Caída estacional

Se pueden perder, a lo largo del día, entre 50 y 100 cabellos, sin que ello suponga un motivo de alarma. Además, durante las épocas de caída, primavera y otoño, el cabello cae de forma más abundante, sobre todo al lavarlo y peinarlo. Normalmente, vuelve a crecer entre las 6 y las 10 semanas posteriores a su caída.

Caída temporal

Existen casos de caída repentina del cabello, incluso de forma insistente, pero no por placas o en gran cantidad. Las razones pueden deberse a operaciones recientes, infecciones, determinados medicamentos, amenorrea (falta de menstruación), cansancio y dietas bajas en calorías que no aportan los nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello. En todos estos casos, se produce una fase de descanso en el ciclo capilar ya que, pasados unos 2 o 3 meses, el pelo retorna a su ritmo de crecimiento normal.

Las dietas

Las dietas desequilibradas suelen provocar fragilidad capilar y debilitamiento de las uñas. Concretamente, la carencia de hierro suele ser responsable de la pérdida de cabello. Es recomendable, por tanto, tener en cuenta los posibles desequilibrios producidos por la dieta y suplirlos mediante complementos alimenticios.

Estrés

La denominada “alopecia areata” se caracteriza por una caída súbita e intensa del cabello y se puede presentar de dos formas:

-Difusa. Caracterizada por una menor densidad del cabello.
-Placas. La caída se produce en grandes mechones y en zonas determinadas.
Estos dos tipos están provocados por graves situaciones de estrés, haciendo necesaria la intervención médica para diagnosticar las causas que lo producen. Pasados unos 3 o 4 meses de tratamiento, el pelo vuelve a crecer.

Parto

Durante el embarazo, tanto el pelo, la piel, como las uñas se revitalizan y mejoran su aspecto. En cambio tras el parto, el cabello entra en su fase de descanso y, transcurridos unos 2 o 3 meses, cae de forma insistente. Es recomendable, pues, cuidar el cabello con productos que refuercen la estructura capilar y mantener una dieta equilibrada, reforzándola con suplementos vitamínicos.

Tipos de caspa

- Caspa grasa. Resultado de una excesiva producción de grasa que provoca la formación de escamas y una apariencia aceitosa del cuero cabelludo.
- Caspa seca. Debida a una renovación celular cutánea de forma acelerada. Normalmente, la piel tarda 21 días en renovarse, aunque en los casos de caspa el proceso se acelera (cada 10 días) haciendo que se desprenda y se muestre más visible. La caspa seca también puede deberse a alteraciones en la queratina.

Tratamiento

Generalmente con un champú y una loción anticaspa se suele paliar el problema. La utilización de un champú exfoliante resulta muy aconsejable ya que arrastra las células adheridas al cuero cabelludo. No obstante, conviene saber que la caspa se reactiva al dejar el tratamiento. En verano, sin embargo, por la acción del sol y el clima tarda en aparecer.

En el mercado existe una amplia gama de productos específicos para combatir la caspa, desde champús con acción acondicionadora y mascarilla, enriquecidos con ingredientes naturales y proteínas, en un mismo producto, hasta ampollas que activan el crecimiento del cabello.