Acúfenos, zumbidos en el oído
También conocida por su otro nombre, tinnitus, afecta al 20% de la población, y aunque no entraña consecuencias desde el punto de vista físico, es una dolencia que puede restar calidad de vida, ya que puede provocar trastornos del sueño, estrés o depresión, y no es extraño, ya que el tinnitus consiste en escuchar constantemente silbidos, zumbidos y pitidos que no son provocados por una fuente externa, y se pueden escuchar de forma constante u ocasional.

Más que una enfermedad propiamente dicha, se trata de un síntoma que puede acompañar a otras dolencias del oído. Algunas veces puede tener una causa, como en el caso de los tapones de cera, las otitis o las perforaciones del tímpano, pero en la mayoría de las ocasiones resolver el tinnitus no es tan sencillo.

Las causas que lo provocan son desconocidas. Se piensa que se debe a que el cerebro intenta compensar la pérdida de audición creando él mismo sonidos.

Aunque no existe un tratamiento concreto para esta dolencia, suelen utilizarse las terapias de reentrenamiento, en las que, mediante un aparato parecido a un audífono se emiten sonidos y música suave que intenta mitigar los sonidos que oye el paciente. También se utilizan terapias como la acupuntura y técnicas de relajación, ya que está comprobado que los acúfenos aumentan cuando el paciente está estresado.

Es a la hora de dormir cuando más irritante puede resultar esta enfermedad, ya que los sonidos pueden impedir que se concilie el sueño, por lo que hay pacientes a quienes se recetan sedantes suaves para impedir que sufran de insomnio. Dichos sedantes se pueden combinar con antidepresivos si el paciente sufriera una alteración del ánimo debida a la enfermedad. También se recomienda a los pacientes no tomar sustancias excitantes como el café o el alcohol, no fumar y, cuando se vayan a la cama, poner la radio o música suave a un volumen bajo para mitigar los acúfenos.