Adicción al trabajo
Ya sea porque te encanta tu trabajo o porque no tienes vida social, cada vez son más las personas que se entregan a su vida laboral. Suele resultar difícil marcar la diferencia entre una persona que disfruta con su empleo, demuestra un compromiso admirable y es competente, de otra que está prestando demasiada atención a su profesión, dejando a un lado las demás facetas de su vida, olvidando su salud y sociedad.

La adicción al trabajo surge en aquellas sociedades que en la cima de la pirámide de valores, contemplan el desempeño laboral y la cultura del esfuerzo. Eso a priori es positivo, hasta que merman sus relaciones afectivas, familiares y sociales.

Gran parte de las personas sienten satisfacción si se sienten realizadas en su trabajo, eso aumenta su autoestima e incrementan sus ingresos por trabajar de forma competente. Sin embargo, hay que estar atento para no convertir el éxito profesional en la única forma de vida.

Al final, las personas que invierten demasiadas horas y energía en el trabajo, dejando a un lado todo lo demás pueden generar comportamientos obsesivos nada buenos para su salud. Pero no está todo perdido, hay soluciones para prevenir la adicción al trabajo:

– Establecer un horario laboral fijo, sin excepciones ni horas extra.
– El empleado debe aprovechar las horas de descanso y tiempo libre.
– Determinar las funciones y responsabilidades reales para cada puesto de trabajo, sin tener responsabilidades que no le pertoquen.
– Delimitar tareas diarias de forma que se puedan cumplir dentro del horario establecido para evitar situaciones de estrés o frustración.
– Aprender a dejar algo de trabajo pendiente para el día siguiente.
– Aprender a delegar tareas a otros compañeros.
– Saber decir “no” a algunas tareas propuestas de forma abusiva por otros.
– Aprender a hacer respetar los derechos personales dentro de la empresa.
– Proponerse metas laborales realistas a corto, medio y largo plazo.
– Recuperar actividades para el tiempo libre como hacer deporte.
– Reforzar los vínculos personales y familiares, no salir solo con los compañeros del trabajo. Hay mundo fuera la empresa.