Agua rica en calcio
Siempre les decimos a los niños cuando son pequeños, lo importante que es tomar leche o cualquier derivado lácteo para crecer y tener una dentadura sana. El calcio es uno de los minerales imprescindibles en nuestro organismo. Su ausencia o déficit compromete el buen funcionamiento de importantes órganos como puede ser el corazón.

En las mujeres, el calcio aún cobra mayor protagonismo, pues fundamental guardar unas reservas de calcio de para ciertas etapas de la vida como pueden ser la maternidad, la menopausia o la vejez, hasta el punto de ser necesaria la incorporación de suplementos orales que potencien el aporte dietético.

Pero muchos desconocen una fuente muy importante de este mineral: el agua. Según estudios científicos, el calcio disuelto en agua se absorbe igual o mejor que el de los lácteos siempre que contenga las proporciones adecuadas. Las conocidas aguas cálcicas tienen un aporte de calcio igual o mayor a 150 mg por litro (la leche posee 1200 mg de calcio por litro) y además estas sales de calcio vienen acompañadas de las de magnesio e integran lo que se denomina como aguas duras.

Las aguas ricas en calcio han sido utilizadas desde siempre para reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y en particular se recomienda a personas que sufren hipertensión. Es importante saber que si bien las aguas cálcicas favorecen el funcionamiento de nuestro cuerpo, puede ser potencialmente peligrosas para quienes padecen problemas renales, puesto que incrementa el sedimento de sales en los riñones, pudiendo crear piedras y cólicos.