Alimentación durante el embarazo
Durante el embarazo es común sentir ardor, vómitos, angustia… Muchas veces estos malestares son inevitables, pero otras se pueden evitar cuidando la alimentación. Llevar una dieta equilibrada durante los nueve meses ayudará a tener una mejor digestión y evitar las molestias propias del embarazo. Lo más importante ahora en verano, es hidratarse abundantemente, beber mucha agua y tomar frutas como la sandía, el melón, o cerezas.

Una de las condiciones fundamentales para mantener una dieta equilibrada durante el embarazo es no comer demasiado de cada uno de los grupos de alimentos, sino comer un poquito de cada uno de ellos, ya que se necesita un equilibrio de proetinas, minerales y vitaminas. Es importante que en la dieta diaria se incluyan alimentos de los cinco grupos: lácteos, proteínas (carnes rojas, pollo, pescado y huevos), cereales y derivados, frutas y hortalizas. Si la futura mamá tiene sobrepeso es mejor dejar por un tiempo los dulces y reducir las grasas.

A la hora de tomar estos alimentos es importante cocinarlos bien. Es aconsejable dejar de comer alimentos poco hechos o crudos como puede ser el sushi o carpaccios. También es importante prestar mucha atención a la limpieza de los alimentos, por ejemplo las verduras, lávalas bien antes de comerlas y si pueden ser cocinadas mejor que crudas. No olvides completar la dieta con productos muy ricos en fibra, eso te ayudará a digerir bien y evitará el ardor de estómago.

Intenta evitar los ratos de ayuno, es mejor repartir las comidas en varias tomas al día, cinco o seis serán las ideales. Mastica despacio y tómate tu tiempo para comer, el estrés es una de las causas de que a veces nos siente mal la comida. Por supuesto olvídate de tomar alcohol y mejor reduce la toma de bebidas excitantes como el café.