Alimentación e hipotiroidismo
El hipotiroidismo es una enfermedad que afecta a las glándulas tiroideas, provocando una deficiencia en la producción de hormonas que secretan estas glándulas, hormonas que son responsables de una gran cantidad de procesos necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente. Es por ello que existen una serie de alimentos que no están recomendados para los hipotiroideos, porque inhiben aún más la función de estas glándulas mientras que otros sí lo están porque la estimulan.

– Alimentos no recomendados: Este tipo de alimentos se denominan bocígenos y es importante evitarlos tanto para no aumentar de peso, una de las consecuencias más comunes del hipotiroidismo como para evitar que empeoren los síntomas.

Entre estos alimentos podemos encontrar las crucíferas, es decir, aquellos alimentos que forman parte de la familia de las coles como el repollo, la coliflor, las coles de Bruselas o el brécol.

Tampoco se recomiendan alimentos como el apio o las cebollas y frutas como el higo, los melocotones o las uvas.

También es conveniente evitar el maíz y las semillas o el aceite de colza.

Esto no significa que debamos eliminar radicalmente de nuestra dieta estos alimentos, ya que también proporcionan nutrientes beneficiosos para nuestro organismo. Lo que sí deberemos es moderar su ingesta, limitándola lo más posible, pero siempre consultando antes con el especialista que lleva nuestro caso, para prevenir cualquier posible deficiencia.

– Alimentos recomendados:
Entre ellos podemos encontrar las fresas, el ajo, la avena, el coco, las avellanas, los pistachos, guisantes, manzanas o piñas. También son recomendables frutos secos como los coquitos del Brasil. Dados los beneficios de estos alimentos, deberemos enriquecer nuestra dieta con ellos, pero sin excedernos, sino de manera que formen parte de una dieta equilibrada y variada.