Alimentación estando estresados
Es muy difícil evitar y controlar el estrés, pero hay mejores maneras de gestionar este problema que con atracones de comida ¿no crees? Diferentes técnicas de relajación, ejercicio regular y pequeños cambios en tus hábitos alimenticios pueden convertirse en efectivas maneras de aliviar la ansiedad y evitar el aumento de peso. A continuación, tienes unos cuantos consejos que te pueden servir de ayuda:

– Come de manera regular
Saltarse las comidas contribuye a tener hambre y a que ciertos niveles corporales se disparen o disminuyan drásticamente. Esta acción, puede ser uno de los motivos de los antojos alimenticios. Trata de no saltarte ninguna de las comidas que tienes que hacer. Recuerda que lo normal es que sean 5 comidas al día.

– Limita los carbohidratos y las grasas no saludables
Debes controlar la ingesta de galletas, pasteles, buñuelos, pan blanco y la pasta. Estos alimentos contienen azúcar refinado y harina. Estos permiten recuperar mucha energía pero si esta energía no se quema, se tranformará en un claro aumento de peso.

– Los refrescos y el café
La cafeína puede hacer que te despiertes mucho antes a corto plazo pero, a largo plazo, sin embargo, puede hacer que te sientas más cansado. El exceso de azúcar no es nada recomendable.

– Aumento de los alimentos enteros
Consume comidas y refrigerios que procedan de alimentos enteros frescos, preferiblemente orgánicos, sin colorantes, productos químicos, ni conservantes ni hormonas.

– Incluye proteínas
Esto te ayudará a estabilizar el azúcar en la sangre, y así eliminarás las ganas de “picotear”. El pollo, el pescado, los huevos y los lácteos bajos en grasa, son buenas elecciones.