Alimentos con energía
Cereales de salvado
Estos cereales no pueden faltar en tus desayunos. Te aportarán una dosis de energía para todo el día y, a pesar de no entrar precisamente por los ojos, son increíblemente ricos en vitamina B6, imprescindible para el organismo.

Queso Fresco
Esta variedad láctea es muy rica en proteínas y mantiene altos niveles de energía. Estudios demuestran que las proteínas “casein” permanecen en tu torrente sanguíneo unas siete horas, ya que se quedan en tu estomago y van liberando su energía poco a poco.

Pan integral
Hecho de harinas integrales, el pan contiene todo el grano de trigo para aportarte fibra y nutrientes adicionales como el magnesio, la fibra y la vitamina B. Una dieta rica en fibra te sacia sin necesidad de comer mucho, pues mantiene los niveles de azúcar en tu sangre.

Vinagre
Sólo dos cucharadas de vinagre en tu comida bajan los niveles de azúcar en sangre hasta un 23%. Además, está demostrado que los humanos tardamos más en tener hambre tomando vinagre con pan que comiendo el pan solo.

Fideos de trigo
La fuerza de los fideos normales ya ayuda a evacuar y ser regular, pero aquellos que están hechos de trigo negro, muy rico en fibra, hierro y proteínas son más saludables y se mantienen más en el cuerpo, liberando su energía.

Judías
Las súper estrellas del mundo de la energía son la mayor fuente de antioxidantes que puedes encontrar y también son ricas en fibra y hierro, el principal nutriente a la hora de aportar a tu cuerpo la fuerza suplementaria que necesita para funcionar.

Leche
La leche con chocolate tiene un ratio de carbohidratos y proteínas óptimo que ayuda a que los músculos se reactiven antes.

Pollo
Las personas que toman dietas muy ricas en proteínas picotean menos a lo largo del día y tienen más energía. Eso si, apuesta por el pollo y evita las carnes rojas, ya que se digieren mas despacio y la sangre se queda en tu estómago lejos de tus músculos y tu cerebro.

Pescado
100g de casi cualquier pescado aportan una tercera parte de la cantidad diaria recomendada de proteínas. Además, en la grasa del pescado, a diferencia de otros, abundan ácidos grasos poliinsaturados entre los que se encuentra el OMEGA 3. De esta manera, se previenen y curan muchas enfermedades cardiovasculares y sus factores de riesgo, como el colesterol y los triglicéridos.