Aliviar el dolor menstrual
Cada mujer es un mundo y lo mismo sucede con los ciclos menstruales, que a menudo pueden suponer un calvario. Muchas chicas sufren este problema: un dolor agudo e intenso en el abdomen que puede prolongarse hasta tres días. Es habitual que el periodo ocasione algunas molestias, pero en un tercio de las mujeres la regla es sinónimo de tortura y hasta les impide desarrollar una vida normal. Este trastorno se conoce como dismenorrea.

Naturalmente, el dolor menstrual ha existido siempre, pero todavía está envuelto de mitos y soluciones poco eficaces. Como sucede con la mayoría de dolencias, los paliativos se dividen en dos tipos: fármacos y remedios naturales. La elección está en manos de la consumidora, que normalmente se automedica y pocas veces consulta al médico.

Aliviar el dolor menstrual
Si eres de las que opta por la fiabilidad de un fármaco, los antiinflamatorios no esteroideos son los que han demostrado una mayor solvencia. Estamos hablando del ibuprofeno, la aspirina o el diclofenaco. Al contrario de lo que piensan muchas afectadas, el paracetamol sólo actúa como analgésico, mientras que el ibuprofeno incide de forma directa sobre la causa del dolor. Además, hay que desenmascarar otra quimera, ya que este medicamento no aumenta el sangrado menstrual. En casos de dolor muy severo, los ginecólogos pueden recetar anticonceptivos orales para evitar la ovulación. En este caso, la paciente deberá tomar la píldora hasta que quiera quedarse embarazada.

Si prefieres métodos más naturales, lo ideal es que abandones los estimulantes, como el consumo de cafeína. Asimismo, es aconsejable que dejes de fumar, hagas ejercicio y tomes una dieta equilibrada y baja en grasas. Este estilo de vida saludable puede complementarse con dosis de vitamina B1 y omega 3, o bien con infusiones, como manzanilla y valeriana. A pesar de que estos tratamientos tradicionales carecen de eficacia probada, son una alternativa fácil y barata que puede usarse sola o combinada con la anterior.