Aliviar los síntomas de la hernia de hiato
La hernia de hiato se produce cuando la parte superior del estómago penetra en el tórax a través de una pequeña abertura situada en el diafragma, el músculo que separa el tórax del abdomen, denominada hiato diafragmático. Es una enfermedad muy asociada con el estrés, aunque factores como la obesidad, el estreñimiento los embarazos o la falta de ejercicio son los factores más habituales que la provocan.

Síntomas: El más habitual es el reflujo-gastroesofágico, con sensación de ardor o quemazón que se produce por el paso del contenido del estómago al esófago y que suele empeorar después de las comidas, al agacharse o al acostarse.

– Digestiones pesadas con gases, eructos, sensación de estómago lleno y de lentitud en la digestión.

– Taquicardias y palpitaciones ocasionadas por la presión que ejerce la parte del estómago sobre el corazón.

Para aliviar los síntomas de la hernia basta con seguir algunos consejos:
– Evitar las comidas copiosas. Es mejor hacer varias comidas suaves a lo largo del día.

– Dejar pasar al menos dos o tres horas entre la cena y la hora de acostarse, para evitar el reflujo.

– Elevar la cabecera de la cama unos 7 u ocho centímetros, poniendo algún alza en las patas, para aliviar la tensión sobre el diafragma.

– Evitar alimentos como café y té, frutas ácidas como los cítricos, fresas, kiwis y cualquier otro que aumente la producción de ácido en el estómago. Evitar también bebidas gaseosas y el alcohol, así como comer los alimentos muy calientes o muy fríos.

– Limitar el consumo de grasa para facilitar las digestiones.

– Practicar ejercicio suave con regularidad para ayudar a fortalecer el diafragma.

– Realizar ejercicios de respiración y relajación para reducir el estrés, ya que la ansiedad puede aumentar los síntomas de esta dolencia.