Anemia causada por deficiencia de vitamina B12
La anemia se produce cuando disminuye la concentración de hemoglobina o la capacidad de transportar el oxígeno en la sangre, función realizada por los glóbulos rojos. En la formación de dichos glóbulos interviene una vitamina, la vitamina B12, cuya deficiencia produce un tipo de anemia denominado anemia perniciosa. La anemia perniciosa pertenece al grupo de las anemias megaloblásticas, un tipo de anemia que se caracterizar por la existencia de unos glóbulos rojos más grandes de lo normal.

La vitamina B12 es una vitamina que podemos encontrar en distintos alimentos como carne de vacuno o ave, marisco, huevos y otros productos lácteos. Sin embargo, para que pueda ser absorbida por el organismo, es necesario que el cuerpo produzca una vitamina especial denominada factor intrínseco que es producida por las células del estómago.

La vitamina B12 se combina con el factor intrínseco y es entonces cuando nuestro organismo puede absorber la vitamina. Si el organismo no produce dicho factor, no podremos absorberla en cantidad suficiente para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

La anemia perniciosa es una enfermedad que evoluciona lentamente, y puede tardar muchos años en manifestarse, por lo que normalmente los pacientes diagnosticados de esta dolencia rondan los 60 años.

Los síntomas de la anemia perniciosa son, entre otros:

– Fatiga o falta de energía o mareo al pararse o hacer un esfuerzo. También se suele notar entumecimiento y hormigueo en las manos y pies.

– Diarrea o estreñimiento

– Falta de apetito y palidez de la piel

– Dificultad para respirar.

– Depresión y en casos graves demencia.

El tratamiento se realiza mediante la inyección de vitamina B12 para corregir la deficiencia de dicha vitamina, y la evolución de la enfermedad es buena si se sigue correctamente el tratamiento.