Beneficios de la cerveza
Los principales ingredientes de la cerveza son el agua y la cebada. Para aromatizarla se utilizan flores de lúpulo que, a su vez, le proporcionan ese sabor amargo característico y le aportan propiedades antioxidantes. Incluso, su aporte calórico es mínimo, tan sólo 45 calorías por 100 ml., y en la variedad sin alcohol, sólo 14 calorías por 100 ml.

Entre otros minerales, el consumo moderado de cerveza aporta el 50% del silicio necesario en nuestra dieta diaria. Este mineral es especialmente beneficioso para los procesos de calcificación de los huesos y su desarrollo, lo que le convierte en un elemento esencial para la mujer.

Otro de los elementos importantes de la cerveza son los fitoestrógenos, de estructura química similar a la de los estrógenos naturales, que favorecen el funcionamiento de los órganos sexuales.

Cerveza y colesterol

Está demostrado que el consumo de alcohol, en cantidades moderadas, colabora en el equilibrio de los niveles de colesterol. Por ello se aconseja su consumo, especialmente en bebidas fermentadas como vino, cerveza o sidra, siempre que se trate de personas adultas saludables y que no tomen ningún tipo de medicación.

Curiosidades

– De las bebidas alcohólicas, es la más moderada en cuanto a graduación: entre 3º y 9º.
– La cerveza europea más antigua tiene 5.000 años y fue hallada en una excavación arqueológica próxima a Barcelona.
– La primera gran empresa de cerveza en España fue abierta en 1864 por Luois Moritz, en Barcelona.
– En la antigua Babilonia, constituía uno de los principales alimentos junto a las frutas, las verduras y la cebolla.
– La diferencia entre los colores de la cerveza reside en el tueste del cereal. Así, la cerveza negra se realiza con la cebada más tostada.