Beneficios del vino
Tradicionalmente, con la comida o con la cena, muchas personas se beben un vasito de vino, elemento tradicional de nuestra dieta mediterránea y muchos de quienes siguen este hábito no saben que ese vasito les está proporcionando multitud de beneficios para su salud. Esto se debe, principalmente a una sustancia contenida en el vino denominada resveratrol, que tiene propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas. Entre los principales beneficios que nos proporciona el vino, podemos destacar los siguientes:

– Protege de enfermedades cardiovasculares: Según los científicos esto se debe a que el vio reduce la producción de colesterol malo y estimula la del colesterol bueno, el protector de nuestro sistema cardiovascular.

– Ayuda a combatir los efectos negativos del tabaco: El humo del tabaco contiene unas sustancias que entorpecen la vasodilatación, con lo cual los capilares se contraen, limitando así la cantidad de oxígeno que llega a las células. El vino tinto combate este efecto, ayudando a que la sangre circule con mayor facilidad por los vasos sanguíneos. Esto contribuye a que sirva también para combatir una dolencia denominada aterosclerosis, que consiste en el endurecimiento de los vasos sanguíneos, ayudando a regular el tono vascular.

– Ayuda a combatir el Alzheimer: Esto se debe a que el resveratrol contenido en el vino también tiene efectos neuroprotectores.

– Ayuda a reducir la presión arterial: Aunque un exceso de alcohol aumenta en gran medida la presión arterial, pudiendo ser peligroso para nuestra salud, un vaso de vino al día tiene el efecto contrario, ayudándonos a bajar nuestra presión arterial después de tomarlo.

– Previene la formación de cálculos renales, por lo que es muy recomendable en aquellas personas que hayan padecido ya dicha dolencia.