Bruxismo, rechinar los dientes
El bruxismo, o, como se conoce coloquialmente, el rechinar de dientes, es un comportamiento inconsciente y que lleva al frotar y rechinar los dientes, lo que se traduce en un profundo desgaste de las piezas. Se caracteriza porque quien lo sufre aprieta o rechina los dientes, y puede darse tanto de día, como durante la noche, mientras la persona duerme. Es un comportamiento que se asocia a momentos de tensión o a etapas de gran estrés psicológico, y que lleva al sujeto a descargar la tensión mediante el bruxismo.

La persona que lo padece no es consciente de dicho hábito. Si se produce de día, se percatará del dolor en la musculatura de la masticación debido a la presión que realiza al apretar los dientes. Si sucede por la noche, el paciente no nota nada. Normalmente es la persona que duerme con el paciente quien se percata de este comportamiento debido al ruido de los dientes al rechinar.

Aparte de desgaste en las piezas dentales, aquellos pacientes que presenta bruxismo pueden notar dolor de cabeza e incluso problemas en las cervicales y en la espalda, debido a la presión y los movimientos que se realizan con la musculatura facial para rechinar los dientes. En ocasiones, también puede dar lugar a vértigos y mareos.

Es importante detectar la patología, ya que, además de producir un desgaste precoz de los dientes, puede influir en la calidad del sueño, haciendo que el paciente se despierte cansado y sin sensación de haber dormido. Para tratarlo, el odontólogo fabricará una férula de descarga que el paciente debe utilizar por la noche. Dicha férula no afecta en absoluto a la calidad del sueño o a la posibilidad de conciliarlo, y prevendrá la aparición de otros síntomas como la hipersensilbidad de los dientes o alteraciones de la articulación temporomandibular.