Causas de la ictericia
Cuando tenemos niveles anormalmente elevados de bilirrubina, un pigmento de la bilis, en el organismo se produce la coloración en un tono amarillento de la piel, las membranas de las mucosas y la esclerótica de los ojos. Este tono amarillento es lo que se define como ictericia, y se debe a que los glóbulos rojos se descomponen a una velocidad demasiado rápida para que el hígado los procese, normalmente debido a una enfermedad hepática o a una obstrucción de los conducto biliares.

La piel también puede adquirir una tonalidad de amarillo a anaranjado si se consume demasiado betacaroteno, el pigmento naranja en las zanahorias. La diferencia con la ictericia es que en este caso la esclerótica permanece blanca. Esta afección se denomina hipercarotenemia o simplemente carotenemia.

Las causas de la ictericia pueden ser muy variadas. Las más habituales son:

– Hepatitis viral

– Cirrosis alcohólica

– Hepatitis auto inmunitaria

– Cirrosis biliar primaria

También es común que se de ictericia durante el embarazo debido a la acumulación de bilis en la vesícula biliar, debido a la presión abdominal durante el embarazo, así como la conocida como ictericia del recién nacido, que se debe principalmente a que fabrican más glóbulos rojos que los adultos y el hígado puede no estar maduro para procesarlos.

Para diagnosticar la ictericia el examen más habitual es verificar los niveles de bilirrubina en suero. Otros sistemas para diagnosticarla que puede utilizar el médico son el análisis de enzimas hepáticas o transaminasas, el tiempo de coagulación, o una ecografía de abdomen

Siempre que se presente ictericia, ya sea en el adulto o en el niño, es necesario acudir al médico para verificar la causa de la misma. El tratamiento dependerá de dicha causa.