Causas de la pérdida del apetito
La pérdida del apetito es algo muy común que suelen experimentar las personas que están enfermas. Pero esta pérdida, no siempre es causada por una enfermedad, también podría deberse a efectos secundarios de algunos medicamentos, incluyendo los trastornos alimenticios para perder peso. El apetito es necesario para satisfacer las necesidades de energía y nutrientes que necesita el cuerpo. Pero a veces, ciertas condiciones hacen que la gente pierda su apetito.

El apetito es un complejo sistema regulador, que tiene como objetivo satisfacer las necesidades energéticas y nutricionales del cuerpo. Muchos factores están involucrados en la creación y el mantenimiento del apetito para conseguir un peso corporal ideal. El problema puede ser el exceso de apetito (hiperfagia) y la falta de apetito (anorexia) que llevan a la ganancia rápida de peso y a la pérdida. Lo mejor es que acudas a tu médico si notas que sin ningún motivo aparente estás perdiendo el apetito.

Este problema tampoco se puede separar de los problemas que se pueden sufrir en el sistema digestivo. Los más habituales son la úlcera, gastritis, diverticulitis (inflamación o infección de uno o más divertículos en el tracto digestivo), enfermedad de Crohn, síndrome del intestino irritable y la colitis ulcerosa (úlceras o inflamación del colon). Diferentes infecciones también pueden producir que las personas pierdan el apetito. Las infecciones pueden producirse por virus, bacterias, parásitos u hongos, como:

1. Influenza
2. Paperas
3. La sífilis
4. Neumonía
5. Varicela
6. Laringitis
7. La fiebre amarilla
8. VIH / SIDA
9. Fiebre entérica
10. Los parásitos intestinales (debido a la anquilostomiasis)
11. La intoxicación alimentaria (enteritis por E.coli)
12. La enfermedad de Coxsackie