Causas y tratamiento de la rinitis
La rinitis es un trastorno que consiste en una inflamación de la mucosa nasal, de tal manera que la respiración queda dificultada. Los síntomas más frecuentes son: picor nasal, estornudos, congestión, lagrimeo… también puede cursar con dolor de cabeza y problemas en los oídos, ya que la nariz y el oído están interconectados; así, es frecuente oír ruidos o zumbidos. Si la rinitis está avanzada, puede causar problemas del sueño, puesto que al respirar deficientemente no se descansa bien, lo cual provoca somnolencia y fatiga.

Las causas de la rinitis son muy diversas:

— estructurales: por ejemplo desviación del tabique nasal o traumatismo.
— infecciosas, por la acción de virus o bacterias.
— alérgicas: por hipersensibilidad a los ácaros, polen, epitelio de animales…
— ocupacionales: en ciertos trabajos se da una exposición a agentes tóxicos, que pueden llegar a causar este problema.
— hormonales, debidas a los cambios producidos por ejemplo durante el embarazo o la menopausia.
— de causa que no es ninguna de las anteriores; en este caso puede ser difícil determinar cuál es la causa subyacente, aunque hay factores que decididamente pueden desencadenar una rinitis, como por ejemplo el humo del tabaco. Es por ello que ante problemas de rinitis, sean cual sea su causa, se aconseja encarecidamente dejar de fumar.

Tratamiento de la rinitis:

— ante un diagnóstico de rinitis, lo primero que debería hacerse es practicar un test de alergia, aunque no se tengan síntomas alérgicos. Es sorprendente ver la cantidad de casos que se dan en que una persona es alérgica, por ejemplo a los ácaros, sin que dé síntomas evidentes de ello, tan sólo una obstrucción nasal.
— si la causa es una deformidad del tabique, puede corregirse con cirugía. En cambio no se aconseja la cirugía de cornetes (estructuras de hueso esponjoso que humidifican y limpian el aire que entra por la nariz), pues tiempo después de la operación el problema puede presentarse de nuevo.
— Si la causa es alérgica, la no exposición al alérgeno y las medidas higiénicas harán que los síntomas mejoren mucho.
— El médico aconsejará otras medidas: corticoides, antihistamínicos, descongestionantes…
— Siempre irá bien un tratamiento natural: lavados con agua de mar, ya sea natural o de farmacia.