Causas y tratamiento del alcoholismo
El alcoholismo es la enfermedad que hace que sus víctimas sientan una fuerte necesidad de ingerir alcohol, llegando a crear dependencia física respecto al mismo. El alcohólico manifiesta síntomas de abstinencia cuando no puede beber y no tiene control sobre sus propios límites, elevando progresivamente su grado de tolerancia a la bebida. No hay causas conocidas que expliquen esta adicción, pero hay varios factores que pueden incitar a su desarrollo. En primer lugar, hay evidencias que demuestran que tener un padre o madre alcohólico supone una mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad.

No obstante, éste no es el único factor y hay otros que pueden jugar un papel importante, como la necesidad de aliviar la ansiedad, conflictos en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima y facilidad para conseguir la bebida. Por último, la aceptación social del consumo de alcohol hace que sea mucho más fácil coquetear con él y acabar teniendo un serio problema. Además, esta percepción complica a las víctimas asumir la enfermedad y tratarla.

Por lo que respecta al tratamiento de esta drogadicción, éste incluye los programas de desintoxicación, que puede llevar varias semanas y supone la tutela en hospitales especializados y la posibilidad de medicación para evitar el síndrome de abstinencia. Tras este período de desintoxicación, el paciente puede ser sometido a otros métodos como la terapia de grupo, que incide en los problemas psicológicos que han impulsado al paciente a la dependencia. Además, el programa puede complementarse con fármacos como el diulfiram, que provoca fuertes resacas tras la ingesta de alcohol y ayuda a sentir aversión hacia la bebida. Además de otros métodos, destaca un tratamiento con un alto porcentaje de éxito: los grupos de consultas de autoayuda surgidos en la década de los 90. Entre estos se encuentra el movimiento quizá más conocido, el de Alcohólicos Anónimos. La clave de su prestigio reside en el apoyo que supone estar en contacto con otras personas que padecen el mismo trastorno y hacer un esfuerzo de superación común.