Cocinar sin perder vitaminas
Nos encanta cocinar porque comer sano es importante. Somos adictos a las verduras, frutas y legumbres puesto que son fuente de vitaminas necesarias para estar fuertes. Pero existe un problema, la concentración de nutrientes suele perderse durante el proceso de recolección, transporte, almacenamiento, preparación y cocción. Del campo al plato se pierden casi el 80% de las vitaminas y minerales que puede tener originariamente un alimento. Evitar este proceso natural es complicado, pero no imposible. El primer consejo es no exponer las frutas y los vegetales al sol, almacenarlos durante un breve espacio de tiempo y siempre que sea posible, mantenerlos a una temperatura fresca.

Para cocinar las verduras sin perder las vitaminas que poseen, debemos guardarlas en el congelador cuando no las vayamos a consumir en el corto plazo y en el momento de prepararlas, lo ideal es ponerlas directamente en el agua de cocción, sin descongelar antes. También recomendamos que cuando cocinamos al vapor o con muy poca agua, mantener los recipientes tapados durante este proceso, y evitar remover los alimentos mientras se están cociendo, hacerlo sólo en caso necesario y con siempre con utensilios de madera, nunca de metal.

El agua de cocción contendrá gran parte de los nutrientes perdidos, por lo que sería bueno aprovecharla para sopas y caldos. No es bueno mantener durante mucho rato los vegetales ya cocinados en las aguas de cocción, es mejor que al finalizar este proceso pasar directamente a su ingestión para que no pierda más vitaminas. Es muy recomendable que las verduras como las patatas se pongan a cocinar en el agua ya hirviendo, así evitamos que se activen las enzimas que destruyen la vitamina C. Por último, en caso de almacenar comida, debe ser por poco tiempo y en recipientes no metálicos y con tapa para retardar su natural proceso de oxidación.