Comenzar a realizar ejercicio físico
Existen, un sinfín de razones por las que la gente decide comenzar a hacer ejercicio físico de manera rutinaria. Sea cual sea la razón, lo más importante es que el ejercicio físico mejora la calidad de vida de las personas. Ir al gimnasio requiere tiempo y esfuerzo. Quizá por eso, es tan fácil empezar para muchas personas. A veces, otras personas empiezan con mucha fuerza pero finalmente y, en poco tiempo, esa fuerza desaparece.

Para tener éxito, tu programa de entrenamiento debe convertirse en una parte de tu vida diaria, como trabajar, cocinar, bañarse y comer. Este proceso te llevará algo de tiempo, ya que no alcanzarás las metas que te propongan en unos días, todo lo contrario. No trates de hacer demasiado en poco tiempo, ya que lo único que esto te provocará es que termines lesionado o agobiado en un corto espacio de tiempo.

Antes de comenzar a realizar algo de ejercicio físico, lo mejor es que se lo comentes a tu médico. Esto es muy importante, sobre todo si tienes algún problema de salud, llevas mucho tiempo inactivo o sufres de sobrepeso. Es muy recomendable que empieces con ejercicios aeróbicos. Estos deben realizarse todas las semanas.

El tiempo que se recomienda emplear semanalmente es de unas dos horas y media, realizando ejercicios de intensidad moderada. Si tienes un poco de “fondo”, en vez de dos horas y media, podrás realizar semanalmente una hora y 15 minutos de ejercicio de intensidad fuerte. Cada minuto de ejercicios de intensidad fuerte es igual a cerca de dos minutos de ejercicio de intensidad moderada.