Comidas en los vuelos de larga distancia
Los vuelos de larga distancia, a menudo, suponen estar hasta 24 horas sentados en el interior de un avión y esperando en un aeropuerto de cualquier parte del mundo. Es muy importante vigilar la dieta, la ingesta de líquidos y la nutrición en general durante estos vuelos de largo recorrido. Hacer esto, puede disminuir el malestar que se asocia directamente a tantas horas de vuelo.

Antes de volar, intenta ponerte en contacto con la compañía para que te expliquen el tipo de comidas que sirven durante el trayecto. Muchos viajeros no son conscientes del hecho de que la mayoría de las compañías aéreas internacionales, establecen una gran variedad en sus menús para cubrir las necesidades alimenticias de sus clientes. Existen comidas especiales que se pueden pedir en la mayoría de las compañías aéreas:

– Comidas para las personas con problemas gástricos como úlceras, hernia de hiato, reflujo gástrico.

– Comidas para diabéticos tipo I y II, o incluso individuos que sufren de hipoglucemia

– Comidas sin gluten para las personas que no lo pueden ingerir y para aquellas que tiene alergias al trigo, o una enfermedad celiaca

– Platos con alto contenido en fibra para cualquiera que necesite una mayor ingesta de fibra dietética

– Alimentos bajos en calorías para las personas que tienen que restringir su consumo de energía o los que están directamente a dieta

– Menús bajos en proteínas para personas que tienen problemas renales

– Alimentos bajos en sodio para personas con hipertensión o problemas renales, y cualquier persona con una dieta baja en sodio

– Comidas sin lactosa para los pacientes con alergia a la leche