Cómo actúan los antidepresivos
Cuando sufrimos una depresión, ésta puede ser tratada con medicamentos, con psicoterapia o con una combinación de ambas. Lo normal, sobre todo cuando acudimos al médico por primera vez, es que nos recete un tratamiento con medicamentos antidepresivos para poder mejorar nuestro estado de ánimo y, de ese modo, lograr que la terapia sea más efectiva para ayudarnos a superarla.

Si nos aconsejan someternos a un tratamiento con antidepresivos, aunque seamos reacios a la toma de medicamentos, no debemos olvidar que cuanto antes comencemos dicho tratamiento menores posibilidades existen de que la enfermedad se haga crónica. La principal función de estos medicamentos es mejorar nuestro estado de ánimo para de ese modo poder enfrentarnos y superar la enfermedad.

Los principales tipos de antidepresivos son:

– Antidepresivos Tricíclicos: Actúan sobre algunos neurotransmisores cerebrales como la serotonina o la adrenalina.Se utilizan para aliviar la depresión asociada a la ansiedad. A veces es necesario tomar estos medicamentos durante tres o cuatro semanas antes de comenzar a experimentar mejoría.

– Inhibidores de la Monoaminoxidasa (IMAO): Se suelen utilizar cuando el paciente no responde a los medicamentos con los que se suele tratar al paciente en primera línea.
Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): Son la nueva generación y actúan modificando los niveles cerebrales del neurotransmisor serotonina que está alterado en la depresión.

– Inhibidores Selectivos de Noradrenalina y Serotonina: Aumentan los niveles de serotonina y noradrenalina cerebrales.

– Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina: Tienen pocos efectos secundarios y son fáciles de administrar, por lo que son los más utilizados hoy en día.

Todas las clases de antidepresivos son efectivas, aunque algunos funcionan mejor en unos pacientes que en otros. Se diferencian en los efectos secundarios, los antidepresivos más nuevos tienen menores efectos secundarios y menos graves que los antidepresivos tricíclicos y los inhibidores de la monoaminoxidasa.