Cómo actuar con alguien deprimido
Es posible que en algún momento de nuestra vida, no nos encontremos del todo bien o alguien de nuestro entorno está deprimido. Ten en cuenta estos consejos y aprende a cómo ayudarle a superar con la depresión de un ser querido.

Lo primero es aceptarlo y quererlo tal como es. La depresión no es una actitud, es un trastorno del estado de ánimo. Por lo que será necesario que aceptes su enfermedad, procurando tratar el tema con la seriedad que merece. Prueba con escucharlo sin juzgar, sin interrumpir y sin negar el problema.

Mantén en todo momento una actitud positiva y comprensiva. El estado depresivo consume gran parte de la energía de una persona, debido a su actitud hostil, negatividad e irritabilidad. Muchas veces es complicado ayudar a quien no lo pide, pero lo más importante que puedes hacer por la persona deprimida es brindarle tu cariño y apoyo.

Procura ser coherente con lo que dices y haces. Recuerda que el objetivo es que esa persona vuelva a tener un estilo de vida saludable, tú debes ser el ejemplo de que eso puede lograrse. De nada sirve que le brindes tu apoyo si tu discurso no es coherente con tu estilo de vida. Intenta controlar tu propio estado emocional y encara tu vida con una actitud positiva, aunque sabemos que la vida nos puede dar la espalda.

Ten paciencia y enseña a esperar tiempos mejore. A veces no existen “soluciones mágicas”, por ello es fundamental que el tiempo pase para curar las heridas y terminar por superar la enfermedad. Lo fundamental es que lo acompañes en este camino, apreciando y valorando su progreso, evitando que se desanime de manera inmediata.

Una buena idea es acompañarlo en actividades que le puedan gustar, consulta sus aficiones. Son casi nulas las posibilidades de que una persona deprimida tome la iniciativa de organizar o planificar actividades en grupo. Prueba con plantearle actividades puntuales en ambientes con poca gente. Lo ideal es ir a comer a su restaurante favorito, salir de compras o pasear a su mascota. Lo importante es estar juntos.

Finalmente, si no consigues que vaya superando su problema, ayúdalo en la elección de un profesional o terapia apropiada. La depresión suele requerir intervención profesional de algún psicólogo. Es mejor que lo acompañes a la visita con el médico.