Cómo aumentar de peso (engordar)
No todo el mundo desea adelgazar, algunas personas están tan delgadas que rozan la enfermedad, por eso deben ganar peso para estar más saludables. Aunque parezca increíble, es más difícil conseguir que una persona engorde que lograr que otra baje de peso. Estar demasiado delgado puede significar problemas de salud, la escasa ingesta de calorías implica un menor aporte de nutrientes para el funcionamiento del organismo. Además, el sistema inmunológico se deteriora, dando lugar a infecciones y posibilidad de contraer enfermedades.

Si una persona normal debe ingerir unas 3000 calorías diarias, una persona que quiera aumentar de peso tiene que ingerir unas 500 calorías extras por día, aunque eso se debe consultar con el nutricionista o médico experto. Normalmente las personas flacas tienen menos apetito y un estómago pequeño, por eso se les recomienda comer unas seis veces al día en pequeñas porciones. El objetivo es comer más pero no peor, deben aumentar tanto la grasa como la masa muscular de forma progresiva.

Consejos para aumentar de peso ingiriendo más calorías y nutrientes en las comidas:

• Reducir el consumo de bebidas durante las comidas para dejar más espacio a los alimentos en el estómago.
• Tomar fruta o batidos a media mañana y media tarde.
• Utilizar proteína de leche o en su defecto leche entera para potenciar el crecimiento muscular.
• Incorporar a las ensaladas una lata de atún, huevo cocido o quesos para compensar las bajas calorías de las verduras y reforzar con proteínas de calidad.
• Añadir carne picada a guisos, estofados o platos sencillos.
• Agregar queso rallado a salsas, sopas y pastas.
• Picar entre horas algo como galletas o frutos secos como pasas o nueces. Añadir a los jugos de frutas, nata y azúcar para que tengan más calorías.
• Consumir postres que contengan huevo para ingerir más proteínas.
• No tomar lácteos descremados y bebidas dietéticas que no aportan nutrientes esenciales.
• Emplear la leche en polvo par enriquecer los cereales, frutas, purés o carnes.
• Agregar cremas de leche o quesos a las verduras para gratinarlas al horno.
• Aliñar las ensaladas con aceite o mayonesa.
• Para el desayuno tomar tostadas con mantequilla, miel o mermeladas. También puedes complementar con cereales azucarados.