Cómo aumentar las defensas
Llega el otoño, las temperaturas bajan y el clima cambia. Por la mañana hace frío pero por la tarde hace calor, y además de vez en cuando llueve. Todo esto hace influye en que las defensas de tu organismo estén más bajas que de costumbre, provocando la aparición de gripes y resfriados. Por ello ha llegado el momento de que introduzcas una serie de cambios en tus hábitos diarios que te permitan aumentar las defensas y fortalecer tu sistema inmunitario.

Aumentar las defensas es muy sencillo y sólo tienes que t tener en cuenta las siguientes pautas:

– Sigue una dieta variada, en la que abunden los alimentos frescos y ricos en vitaminas y minerales. Los cítricos, con su alto contenido en vitamina C son especialmente útiles a la hora de aumentar las defensas.

– Puedes tomar plantas medicinales que fortalecen tu sistema inmunitario como equinácea, tomillo, escaramujo, propóleo o espino amarillo. La jalea real también te será de gran ayuda.

– Realiza ejercicio suave todos los días. Está demostrado que un ejercicio tan sencillo como caminar estimula las defensas, por lo cual debes evitar el sedentarismo y moverte un poco todos los días. También puedes nadar o montar en bicicleta.

– Cuando te duches puedes alternar la temperatura del agua tener fría y caliente. Esta variación de temperatura estimula la circulación sanguínea, aumentando así las defensas. Utiliza el Agua siempre a temperaturas que puedas soportar.

– Relájate o medita un poco todos los días. Si hay un gran enemigo de tus defensas es, son duda, el estrés. Con diez minutos al día será suficiente.

– Duerme bien. Durante el sueño el cuerpo realiza muchas funciones, y una de ellas es mejorar nuestro sistema inmunológico. Como mínimo necesitarás unas siete u ocho horas para que tu cuerpo esté en forma.