Cómo contar calorías
Todos los alimentos que nos llevamos a la boca tienen calorías, controlar el ingesta de las mismas permite equilibrar la dieta. Para calculara aproximadamente las calorías que se ingieren, habrá que tener en cuenta el reparto en cada alimento concreto, pues según su composición tendrá más o menos calorías: hidratos de carbono, proteínas o grasas. Pero también hay que fijarse en otros factores, como la forma de prepararlos y su condimentación son factores importantes en el resultado energético final.

La cantidad de calorías en los alimentos en su estado natural (crudos) depende de los principios inmediatos, cada uno de ellos con un valor energético concreto. Por ejemplo, los hidratos de carbono y las proteínas aportan 4 Kcal por gramo, mientras que las grasas rondan las 9 Kcal. El alcohol proporciona alrededor de 7 Kcal por gramo, por eso no se recomiendan las bebidas alcohólicas. Por otro lado, a mayor contenido de agua, menor aporte energético, dado que el agua es neutra y no proporciona calorías añadidas.

Las frutas, las verduras y hortalizas son alimentos que están formados principalmente de agua, la mayor parte de su peso, por esa razón que aporten pocas calorías. De modo que si un alimento no tiene mucha agua, su contenido energético será mayor, como sucede con las legumbres secas, los cereales y los frutos secos.

Los alimentos grasos como los aceites, la mantequilla, la margarina, los frutos secos y las carnes magras, tienen un mayor número de calorías. Aunque es bueno tener una idea sobre el contenido en calorías de los alimentos que tomamos en las comidas, no es bueno obsesionarse.