Cómo curar el vitiligo
El vitíligo es una enfermedad degenerativa de la piel causada por la muerte de células responsables de la pigmentación de la piel llamadas melanocitos, dejan de producir melanina en la zona afectada. Su detección es evidente cuando aparecen tu manchas blancas en la piel. Es importante decir que el vitíligo no es contagioso pero se desconoce la causa exacta de la enfermedad. Los médicos aseguran que podría deberse a un factor hereditario (genética), cambios hormonales, heridas mal curadas o problemas con la glándula tiroides.

Protege del sol las áreas más sensibles de tu piel con una pantalla solar que tenga factor de protección 20 como mínimo. Es fundamental evitar la exposición directa del sol durante muchas horas, ya que podría provocarte quemaduras con consecuencias más graves para tu piel. Puedes utilizar cremas autobronceadoras con hidroxiacetona para disimular la falta de pigmentación. También puedes conseguir productos de maquillaje o tintes para la piel.

Es muy probable que la piel ya no vuelva a recuperar su pigmentación pero podemos evitar que se extienda el problema por otras partes del cuerpo. Lo fundamental para que el vitiligo no se extienda es mantener una vida tranquila, sin estrés y una dieta sana. Si tienes dudas, consulta con tu dermatólogo.