Cómo curar un catarro
El catarro suele aparecer antes un resfriado o por una gripe suave, son enfermedades respiratorias causadas por virus, que tienen casi los mismos síntomas. En general, un catarro es generalmente leve. La gripe suele ser mucho más fuerte que un refriado, suele empezar por la nariz con mocos, estornudos y taponamiento nasal. Si no lo frenamos a tiempo, se añaden dolor de garganta, tos, ojos lagrimosos, dolor de cabeza y cansancio. Normalmente no suele aparecer fiebre o sólo unas décimas. Nos solemos acatarrar especialmente durante las estaciones más frías, pero nos curamos sin apenas tomar medicación y unos pocos días.

La gripe ocasiona dolores de cabeza intensos, fiebre alta, debilidad muscular, tos seca, y en ocasiones dolor de garganta y mocos. Es importante saber que no hay una vacuna 100% efectiva para prevenir los resfriados, ni los catarros, aunque algunos factores que favorecen a padecer estos estalos: fumar, estrés, cuidar niños pequeños, dormir mal y tener alérgica ambiental. La gripe sí puede prevenirse con la vacuna anual, que está especialmente recomendada en ancianos y enfermos crónicos. Pero no evita los resfriados, lo único que hace es evitar contraer el virus la gripe estacional.

A continuación, unos consejos para curar un catarro:
– Descansa, haz reposo y cuídate, evitando pasar frío.
– Si tienes fiebre, reposa con ropa ligera, bebe mucha agua, zumos o infusiones. También es bueno darse una ducha y ponerte paños de agua tibia en la frente.
– Si tienes la nariz tapada, aplícate suero o agua con sal, también va bien hacer vapores mentolados con agua.
– Si tienes dolor de garganta, prueba de tomar caramelos que suavicen y evita toser o carraspear para no irritar más la garganta.
– Si padeces asma, utiliza inhaladores. Recuerda no tomar aspirina ni nada de eucalipto.
– No tomes antibióticos si no te los ha recetado un médico, no tienen ningún efecto contra el virus y cuando te sean necesarios por otras infecciones no te habrán efecto.
– Para la fiebre y los dolores de cualquier índole, se recomienda tomar paracetamol o ibuprofeno cada 4-6 horas. También puede ayudar la aspirina, pero es menos recomendada porque puede dar problemas de estómago.
– Si fumas, lo mejor que puedes hacer es dejarlo unos días: quizás un buen momento para dejar de fumar definitivamente.