Cómo detectar el Parkinson
Seguro que has escuchado hablar del Parkinson en multitud de ocasiones. Se trata de un trastorno degenerativo del sistema nervioso central, caracterizado por la rigidez de los músculos en zonas amplias o limitadas del cuerpo y por temblores y pérdida completa de los movimientos voluntarios. Además, existen otros síntomas, como el aumento de la salivación, sudoración y secreción seborreica.

El Parkinson es de naturaleza progresiva, por lo que los síntomas van empeorando con el tiempo. Por suerte, los tratamientos cada vez son más avanzados, lo que ha permitido mejorar la calidad de vida de los pacientes. Esta enfermedad está causada por la pérdida de células en una zona del cerebro, en concreto las células que se encargan de producir la dopamina. Al igual que con todas las enfermedades, es muy importante detectar a tiempo si se padece Parkinson. ¿Quieres saber cuáles son las primeras manifestaciones de este trastorno neurológico?

Esta enfermedad suele presentarse a partir de los 50 años, por lo que en muchas ocasiones se confunden los primeros síntomas con señales propias de la edad: la fatiga; los dolores, que van de leves a severos y tienden a desaparecer con el descanso; temblores de extremidades, sobre todo manos o piernas; movimientos más lentos; pérdida de balanceo de los brazos al andar; desequilibrio y rigidez muscular.

Cómo detectar el Parkinson
También las dificultades para realizar determinados movimientos, como darse la vuelta en la cama, tropezarse más de lo normal, dificultad para escribir o realizar tareas motoras de precesión e, incluso, para pronunciar palabras, pueden advertirnos de que estamos ante este tipo de trastorno.

Además hay otras señales, éstas ya más tardías, que incluyen la pérdida de equilibrio y movilidad, arrastrar los pies y dificultades para caminar. Otros posibles síntomas son dificultades para tragar a la hora de comer o espasmos de los párpados.

Lo primero que tienes que hacer si adviertes alguna de estas señales es consultar con un médico para descartar otras causas.