Cómo dormirse más rápido
El dormir es una actividad fundamental para tener una buena salud y mantener una buena calidad de vida. Si no descansarnos no podremos rendir durante el día, por eso es tan importante poder dormir bien. A continuación te vamos a dar algunos consejos para conciliar el sueño rápidamente y no tener que dar vueltas en la cama. Sin embargo, son muchas las causas que nos pueden impedir un sueño placentero. Muchas veces perdemos el sueño y eso no significa que suframos de algún trastorno del sueño, puede ser normal si algo nos preocupa. En general, el sueño es bueno si llevamos un buen estilo de vida.

Lo primero que recomendamos es poder dormir un mínimo de ocho horas diarias, algunas personas pueden necesitar más y otras menos. Todo dependerá de lo que el cuerpo nos pida. Es importante reducir los niveles de estrés para descansar bien, también debemos evitar un consumo excesivo de cafeína o de alcohol, no dormir mucho después de las comidas (siestas) y controlar los medicamentos que provoquen el sueño.

Otro consejos para poder dormirse más rápido es evitar el tabaco por la noche, ya que la nicotina que contiene el cigarro es uno de los factores que más descontrolan el sueño. También debemos evitar comidas copiosas en las cenas, no comer grandes cantidades horas antes de irse a dormir, ya que la digestión nos mantendrá despierto durante buena parte la noche. Si ya has dormido suficiente, evita quedarte en la cama, para no alterar las horas de sueño y conciliar mejor la siguiente noche.

Si cuando estés acostado no consigues dormir, lo que puedes hacer es leer un libro, buscar información en Internet que te distraiga o ver un rato la televisión hasta que se te cierren los ojos. El ejercicio físico es otra forma de poder dormir de forma placentera durante toda la noche, pero debes hacerlo horas antes de dormir, ya que tu cuerpo sigue activo durante unas cuantas horas más y esto evitará que puedas dormir inmediatamente después de terminado el deporte. Finalmente, puedes darte una ducha caliente, pensar en actividades relajantes o si nada te sirve, siempre te quedará contar ovejitas.