Cómo entrenar la vejiga y controlar el pis
En una mujer adulta que beba unos dos litros de líquidos al día, es normal elimine un par de tazas de orina cada vez que vacía su vejiga (unos 350 mililitros), y que orine entre 4 y 6 veces durante el día y en ocasiones durante la noche. Si las ganas de hacer pis nos las puedes controlar y vas muchas veces al baño es mejor aprender a controlar la vejiga y hacer un entrenamiento específico. Es importante saber que a medida que nos hacemos grandes, la capacidad de nuestra vejiga puede disminuir, de manera que necesitamos orinar con más frecuencia (hasta 8 veces en 24 horas, incluyendo una o dos veces por la noche).

El entrenamiento de la vejiga es un tratamiento recomendadnos por un médico para las mujeres que padecen de una necesidad urgente de orinar pequeñas cantidades con más frecuencia que lo normal, o que pueden tener incontinencia (pérdida involuntaria de orina). Estos problemas suceden cuando la vejiga está muy sensible y demasiado activa, dejando poco espacio de tiempo entre los períodos para ir al baño y hacer pis. Es evidente que si se bebe mucha agua, se tiene que orinar frecuentemente. También podría ser un síntoma de diabetes (azúcar en la sangre).

Si logras entrenar la vejiga, mejorarás el control del pis y aumentarás la cantidad de orina que puede contener sin sentir urgencia de orinar ni tener pérdidas indeseadas. En definitiva, consiste en aprender a aguantarse durante más tiempo entre las visitas al baño. Para comenzar te recomendamos apuntar la frecuencia con la que haces pis y la cantidad de orina. Así podrás controlar perfectamente tu evolución.

Los consejos prácticos ayudan mucho para no tener que estar yendo cada poco tiempo al baño. Trata de alargar los períodos de orina. Cada vez que sientas urgencia de ir al baño, trata de aguantarse unos pocos minutos más. Sin embargo, si despiertas por la noche con una gran urgencia, lo mejor es no aguantarse y vaciar la vejiga de inmediato. A medida que mejores durante el día, ganarás más confianza para practicar por la noche.

Cuando sientas gran urgencia de orinar, es posible que te ayude sentarse y tratar de pensar en otras cosas. Cuando te dirijas al baño, no lo hagas con prisas, camina en vez de correr. Evita ir al baño si realmente no se tienen ganas. No reduzcas la ingesta de agua por el simple hecho de intentar orinar menos, pero sí conviene beber menos café, refrescos de azucarados y bebidas con alcohol. Evita el estreñimiento, ya que esto puede aumentar la sensibilidad de la vejiga. Finalmente, realiza ejercicios para del suelo pélvico.