Cómo hacerse un piercing con seguridad
Con los tiempos que corren, ya nadie se sorprende al ver pendientes en la ceja, la nariz, los pezones, la lengua, el ombligo, los dientes e incluso en los genitales. Esta moda no es nueva, muchas tribus africanas y los mayas llevan practicando estos ritos de perforación desde hace siglos, algunos para adornarse el cuerpo, diferenciarse de otras tribus o por creencias religiosas. Si te has decidido a dar el paso y deseas perforar tu cuerpo, es importante que sepas cómo hacerte un piercing con seguridad.

1. Elige el establecimiento adecuado. Nada de que te lo hace una amiga con una aguja mojada en alcohol… Acude a un centro especializado, donde tengan el material esterilizado, que no utilicen pistolas de perforación y donde el personal use guantes de látex y mascarilla durante la manipulación.

2. Infórmate en tu ciudad: seguro que hay locales de tatuajes o centros de estética que ofrecen este servicio. Pregunta si el centro tiene el certificado de normativas sanitarias. Muchos de estos centros no están autorizados para usar anestesia, así que recuerda que te va adoler durante la perforación.

3. Si eres menor de edad en estos te exigirán que lleves por escrito una autorización de tus padres donde se te dé permiso para realizarte el piercing.

4. Por tu seguridad, pide que te realicen el tatuaje o piercing sobre una zona de la piel sana, que no tengas rozaduras, quemaduras, granos, excemas, ni problemas de enfermedades dermatológicas. Es mejor no esperar a que la piel pueda soportar esa agresión o de lo contrario el riesgo de infección será mayor.

5. No olvides que hay ciertas partes del cuerpo como la lengua, el ombligo, los pezones, los labios o los genitales, en las cuales es más fácil que puedan ser arrancados con el roce o al quedar enganchados en la ropa.

6. Recuerda también que las zonas con mucosas (boca, nariz, lengua y genitales) son más sensibles a contraer infecciones, por lo que deberás llevar un mayor cuidado mientras lo lleves puesto.

7. Elige un piercing fabricado con materiales hipoalérgicos como oro, titanio, platino o acero quirúrgico de alta calidad. La plata puede producir infecciones ya que se oxida en contacto con el aire. El plástico también puede producir alergias en muchas personas. Elige una pieza que no tenga superficies irregulares donde puedan meterse bacterias que proliferen hasta crear una infección.

8. Debes saber que los piercings son heridas en la piel. Para su correcta cicatrización, pide consejo al especialista sobre qué precauciones y qué medidas debes tomar. No podrás bañarte en el mar ni en la piscina hasta que la herida se haya cuardo por completo, así que el verano seguramente no es la mejor época para hacerte un piercing.

9. Controla la zona del piercing y acude enseguida al médico si tienes alguno de estos síntomas: fiebre, enrojecimiento, inflamación, dolor, picores o molestias.

10. Debes saber que durante un período de un año, las personas que se hayan hecho un tatuaje o piercing no pueden ser donantes de sangre.