¿Cómo se cura la bronquitis?
Hay que incidir sobremanera en que cualquier enfermedad por pequeña o simple que pueda parecer, hay que curarla bien, sin dejar ningún rastro de su presencia. En el caso de una bronquitis esto es más que una afirmación, y es que su origen puede ser un sencillo resfriado que no fue curado del todo, pudiendo dar lugar a una bronquitis aguda, que tratada a tiempo se cura sin ningún problema. La cosa se puede complicar cuando la bronquitis evoluciona lentamente hasta convertirse en crónica y traer consigo dificultades respiratorias.

En el caso de una bronquitis aguda es aconsejable el reposo en cama, beber líquidos en abundancia -agua, zumo de frutas- con el fin de que la expectoración -expulsión a través de la tos de las flemas y secreciones que se depositan en las vías respiratorias- sea más fluida, y pueda resolverse rápidamente. Además el doctor, si lo considera, recetará un antitusigeno para combatir la tos y un expectorante para expulsar las flemas. Si se trata de una bronquitis crónica, hay que eliminar el agente tóxico que la está provocando, ya que está irritando constantemente los bronquios.

Una alimentación sana favorece que nuestro cuerpo regenere sus defensas y luche con más fuerza con los agentes que lo atacan. Los vahos de vapor, preferentemente balsámicos, facilitan la respiración del enfermo, y alivian el resecamiento de las mucosas.

En ambos casos hay que procurar evitar las atmósferas contaminadas de las grandes ciudades y los agentes irritantes que suelen provocar la cronicidad de la enfermedad, convenciéndonos de que es el tabaco el agente más tóxico que existe para las vías respiratorias.