Conocer el hiperparatiroidismo
Las glándulas paratiroideas están situadas en la parte anterior del cuello, detrás de la glándula tiroides. Normalmente son cuatro, pero su número puede variar y pueden ser entre 2 y seis glándulas. Estas glándulas producen la hormona paratiroidea (PTH según sus siglas en inglés), que es la encargada de regular el nivel de calcio en el organismo. Cuando se produce un aumento continuado de la producción de hormona paratiroidea se origina la dolencia denominada hiperparatiroidismo.

Nuestro cuerpo secreta esta hormona en mayor cantidad cuando disminuye el nivel de calcio en sangre, haciendo que el riñón no elimine tanto calcio por la orina y que los huesos liberen calcio de su estructura. Si el nivel de calcio se estabiliza, las glándulas paratiroides dejan de fabricar PTH.

Cuando esta hormona se produce en exceso, aumenta el nivel de calcio en sangre en valores mayores a los recomendados, y ese exceso de calcio se deposita en el riñón, vasos sanguíneos y articulaciones, y los calcifica, limitando su funcionamiento.

Los síntomas del hiperparatiroidismo son:

– Cansancio.

– Dolor de espalda y de las articulaciones.

– Aumento de la necesidad de orinar y de la sensación de sed.

– Dolor en la parte superior del abdomen.

– Pérdida de apetito y náuseas.

– Depresión y cambios en la personalidad.

– Prurito en la piel.

– Visión borrosa causada por las cataratas.

Para diagnosticarlo se realizan análisis de sangre para verificar los los niveles de hormona paratiroidea, calcio y fosfatasa alcalina

El tratamiento dependerá de la severidad de la dolencia. Si es leve, sólo se realizarán chequeos regulares para controlar la enfermedad. Si es grave, se debe extirpar la hormona para evitar daños en otros órganos.