Conocer el sarampión
El sarampión es una enfermedad viral infecciosa que se produce con mayor frecuencia durante los meses de invierno y primavera. Comienza con una fiebre que dura un par de días, seguido de tos, secreción nasal y conjuntivitis (ojos rojos). La erupción comienza en la cara y parte superior del cuello, se extiende por la espalda y el tronco, y luego se extiende a los brazos y las manos, así como por las piernas y los pies. Después de unos cinco días, la erupción desaparece por el mismo orden en que apareció.

Esta enfermedad es altamente contagiosa. Las personas infectadas son “contagiosas” desde, aproximadamente, 4 días antes de que la erupción comience a salir y hasta 4 días después de que haya salido. El virus del sarampión se encuentra en “el moco” de la nariz y en la garganta. Al toser o estornudar, el virus sale al exterior y se queda activado hasta dos horas.

Hasta un 20% de los enfermos pueden contraer alguna infección de oído, diarreas e incluso neumonías. Una de cada 1000 personas con sarampión desarrollará una inflamación del cerebro, y aproximadamente una de cada 1000 muere. Es muy importante vacunarse.

En EE.UU. el uso generalizado de la vacuna del sarampión ha llevado a una reducción de más del 99% de los casos. Es cierto, que la vacunación ha permitido reducir los casos de afectados por esta enfermedad pero, esta sigue siendo una enfermedad muy común en otras partes del mundo. Pide información a tu médico, sobre todo si tienes niños para saber cuándo debes vacunarles.