Conocer el síndrome Raynaud
Este síndrome se conoce también como “el síndrome de las manos frías” y, aunque se desconoce la causa que lo origina, se sabe que el desencadenante suele ser la exposición al frío o al agua fría, pero si los síntomas muy severos puede hacerlo también por causas emocionales.

Es un síndrome bastante frecuente, ya que afecta a 1 de cada 20 personas, en su gran mayoría mujeres jóvenes.

Durante una crisis de Raynaud las arterias se hacen más estrechas, lo que provoca que la sangre no fluya bien hacia la superficie de la piel, con lo cual esta comienza a adquirir un tono morado (cianótico) mientras que la zona se adormece y se vuelve fría. Estas crisis pueden durar desde algunos minutos hasta una hora o más.

Aunque, como hemos dicho, no se conoce qué lo causa, sí se lo relaciona con otras dolencias que pueden actuar como desencadenante de la enfermedad, como microtraumatismos repetidos, como por ejemplo, en el caso de los pianistas) enfermedades del colágeno como la esclerodermia, enfermedad arterial oclusiva como las trombosis o embolias, intoxicaciones por fármacos o metales, síndromes compresivos, enfermedades del sistema nervioso etc.

El diagnóstico del síndrome de Raynaud es bastante sencillo, ya que los signos de la enfermedad son muy claros. En cualquier caso al paciente se le debe hacer un análisis de sangre para descartar cualquier tipo de enfermedad reumática

En cuanto al tratamiento, como en la mayoría de los casos se trata de episodios leves, no se proporciona un tratamiento específico, sino que tan solo se recomienda al paciente que no entre en contacto con el frío, que intente no sufrir estrés y que evite el tabaco, ya que es nocivo para la circulación.
Si el tratamiento es muy severo se puede realizar una intervención quirúrgica con bloqueo simpático, siempre y cuando no haya respuesta al tratamiento con fármacos