Conocer la bursitis
La bursitis es una condición inflamatoria que se presenta debido a la hinchazón de la brsa. La estructura de la bursa puede ser descrita como un pequeño saco lleno de líquido sinovial. Este líquido está presente en las articulaciones grandes, como la cadera, el hombro, la rodilla o el codo. Reduce la fricción entre los huesos, músculos y otros tejidos blandos de las articulaciones y, de esta forma, los movimientos articulares son más suaves y fáciles.

Cuando la bursa de la cadera se inflama, entonces se produce mucho dolor con cualquier movimiento de la misma. Esta condición se conoce como bursitis de cadera. Las causas comunes de la bursitis de cadera son debidas al uso excesivo de la cadera y la presión excesiva en las articulaciones de la misma. Los movimientos repetitivos de las articulaciones de la cadera durante diferentes actividades como correr, montar en bicicleta o subir las escaleras, a menudo, irritan la bursa.

Por otro lado, estar de pie durante largas horas, estar sentado sobre una superficie dura y el exceso de peso ejerce una gran presión en la cadera y puede dar lugar a la bursitis. El traumatismo debido a una mala caída y las enfermedades degenerativas como la artritis y la gota también causan este tipo de inflamación. Cualquier anormalidad estructural de las piernas que obliga a cojear al caminar y una cirugía de cadera pueden ser responsables de este problema.

El síntoma de la bursitis más identificable es, por supuesto, el dolor de cadera cuya intensidad y características es diferente en cada caso. Existen principalmente dos tipos diferentes de la bursitis de cadera. Una de ellas es la bursitis trocantérea y la otra es la bursitis isquiática. La trocantérea, se caracteriza por el dolor lateral de la cadera. En la isquiática se experimenta dolor en la base de la cadera, cerca de las nalgas.