Conocer la claudicación intermitente
La claudicación intermitente es un trastorno que causa un intenso dolor muscular en las piernas, bien en la zona de las pantorrillas o en el muslo y que suele aparecer al caminar o realizar un ejercicio físico, dolor que suele desaparecer cuando dejamos de practicar la actividad. La gravedad de la enfermedad varía según el sujeto, pudiendo ir desde un dolor leve hasta un dolor que resulte incapacitante por el sujeto.

Es una dolencia que se encuadra dentro de las enfermedades vasculares periféricas, que recogen las alteraciones que se producen en el sistema arterial, venoso y linfático de nuestro cuerpo. Suele afectar mucho más a hombres que a mujeres y en el 90% de los casos afecta a las piernas.

La enfermedad está causada por la obstrucción progresiva de las arterias que llevan la sangre a través de nuestras extremidades inferiores, lo que hace que disminuya el aporte de oxígeno que les llega, razón por la que aparece el dolor al realizar actividad física, ya que es cuando más sangre debe llegar a esa zona.

Lobos síntomas principales de la enfermedad son dolores, calambres, entumecimiento de la zona y sensación de fatiga muscular. Si el paciente también nota dolor cuando está en reposo, significa que la obstrucción de las arterias es mayor que si sólo duele mientras se hace ejercicio. También suelen aparecer engrosamiento de las uñas de los pies y hormigueos en las áreas afectadas, así como una mayor dificultad para la cicatrización de las heridas.

Dado que la obstrucción de las arterias no tiene un tratamiento específico, lo que se intentará es evitar que la enfermedad se agrave, para lo cual es necesario tomar una serie de medidas adicionales como cuidar los pies, utilizar calzado adecuado, no llevar prendas que ejerzan presión sobre las piernas y elevar la cabecera de la cama para facilitar la circulación sanguínea.