Conocer la diverticulitis
La diverticulitis ocurre cuando los divertículos o los pequeños sacos anormales del intestino grueso, se infectan y se inflaman. Los síntomas de la diverticulitis dependerán del grado de inflamación y la presencia de complicaciones. Los signos y síntomas más comunes de la enfermedad son el dolor abdominal, los vómitos, fiebre, náuseas y escalofríos. Otros síntomas son el estreñimiento o la diarrea. La peritonitis es la complicación más grave de la diverticulitis.

La diverticulitis se diagnostica normalmente basándose en el historial clínico del paciente, un examen físico y diferentes análisis de sangre. La mayoría de los pacientes presentan los síntomas clásicos que os hemos comentado. Por lo tanto, las pruebas de diagnóstico por imágenes son a menudo innecesarias. Sin embargo, ciertas pruebas de imagen (por ejemplo, TAC, ecografía) se pueden utilizar en algunos casos.

Conocer la diverticulitis
El objetivo del tratamiento es eliminar la infección y la inflamación, consiguiendo que el colon descanse. Hay que intentar prevenir y minimizar las complicaciones. El reposo en cama, tomar abundante líquido, la dietas ricas en fibra y los antibióticos se convierten en el mejor tratamiento. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen después de tres a cuatro días de seguir un tratamiento con antibióticos.

Pocos pacientes con diverticulitis requieren cirugía. Cuando se requiere cirugía, la región afectada del colon se extirpa y las partes sanas se unen para permitir la función intestinal normal. Cambios en la dieta, ejercicio físico y buenos hábitos de defecación ayudan a prevenir la diverticulitis. El método de prevención más importante es la ingesta de gran cantidad de fibra.