Conocer la hepatitis B
La hepatitis B se caracteriza por ser una enfermedad crónica que puede causar daños hepáticos irreversibles. Hoy en día, existen vacunas muy seguras y efectivas contra esta enfermedad. “Hepatitis” significa simplemente que el hígado se inflama. Los síntomas que indican que el hígado se inflama son: dolor en el abdomen superior derecho, fiebre, náuseas y vómitos y un tinte amarillo en los ojos y en la piel (ictericia).

Hay una variado número de causas por las que se produce la inflamación del hígado. Una causa común es la ingesta excesiva de alcohol, ya que el alcohol es una toxina para esta parte del cuerpo. Muchos medicamentos son tóxicos para el hígado, por ejemplo, algunos de los fármacos utilizados para tratar la tuberculosis (TB). Las hierbas medicinales también pueden ser tóxicas.

Esta enfermedad es causada por el virus de la hepatitis B, que es un virus de transmisión sanguínea. Es muy contagiosa, se estima que alrededor de 50 veces más infecciosa que el VIH. Se transmite principalmente por el contacto muy cercano con una persona infectada, lo que permite el intercambio de pequeñas cantidades de sangre a través de pequeños rasguños o cortes.

Este tipo de propagación puede ocurrir a través de: sexo, juegos violentos entre los niños, compartir cepillos de dientes o máquinas de afeitar, contacto directo con una herida sangrante, etc. Las mujeres embarazadas pueden transmitírsela a sus bebés. Recuerda que a pesar de que la hepatitis B se encuentra en la sangre, no hay evidencias claras de que se pueda transmitir mediante los por mosquitos u otros insectos que pican.