Conocer la insuficiencia renal
La insuficiencia renal es una dolencia por la que los riñones dejan de funcionar de forma correcta. Se distingue entre insuficiencia renal aguda y crónica.

La insuficiencia renal aguda supone la pérdida rápida y progresiva de la función renal, que comienza con una disminución de la cantidad de orina que produce el organismo, seguida de desequilibrios del agua y fluidos corporales. Normalmente se debe a una causa externa como un accidente o una pérdida grande de sangre y hasta que desaparece la causa es necesario que el paciente entre en diálisis para sustituir la función renal.

La insuficiencia renal crónica se debe a un daño permanente e irreversible de la función de los riñones debido a un mal funcionamiento de los mismos. Suele estar provocada por enfermedades como la diabetes, la hipertensión, enfermedades obstructivas de las vías urinarias, pielonefritis crónica, y la utilización de medicamentos tóxicos para el riñón.

Cuando la insuficiencia renal es total o permanente el paciente entra en lo que se denomina enfermedad renal terminal. En estos caso es necesario que el paciente se someta a diálisis hasta que consiga un trasplante para mantenerse con vida.

Entre los síntomas de la insuficiencia renal se pueden destacar:
– Malestar general y fatiga.

– Prurito generalizado por todo el cuerpo.

– Dolor de cabeza.

– Falta de apetito, náuseas y pérdida de peso.

– Dolores de huesos y entumecimiento en las manos o pies.

En el tratamiento de la insuficiencia renal es esencial controlar la hipertensión arterial para intentar retrasar lo más posible el daño del riñón. También es necesario dejar de fumar, llevar una dieta baja en grasas, realizar ejercicio moderado y mantener el nivel de azúcar en sangre controlado.