Conocer la meningitis
La meningitis se produce cuando existe una infección bacteriana de las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal, las meninges. Según cuál sea la bacteria que provoca la infección, existen distintos tipos de meningitis, como Meningitis por gramnegativos, Meningitis meningocócica, etc.

Además de por infecciones, la meningitis puede deberse a alergias a medicamentos, hongos y tumores. En este último caso se habla de meningitis carcinomatosa.

La meningitis causada por virus es más leve y se da con mayor frecuencia que la anterior y suele afectar a los niños y adultos jóvenes. En su gran mayoría sestas meningitis de origen viral están causadas por enterovirus, que son los mismos que nos pueden causar gastroenteritis y otras enfermedades de tipo intestinal.

Los síntomas suelen aparecer rápidamente. Los más comunes son los siguientes:
– Fiebre y escalofríos

– Rigidez en el cuello (meninginismo)

– Nauseas y vómitos

– Agitación

– Irritabilidad

Dado que objetivamente no es posible diferenciar si se trata de una meningitis vírica o bacteriana por los síntomas, en cuanto se observen algunos de ellos se debe avisar al médico.

Para determinar a existencia de meningitis, el examen más importante es una punción lumbar, en la que se toma una muestra del líquido cefalorraquídeo para analizarlo, además de otras pruebas como hemocultivos o radiografía de tórax.

El tratamiento se hará con antibióticos en el caso de la meningitis bacteriana, pero no se prescribirán en el caso de la meningitis viral, ya que no son eficaces contra ella.

Para la prevención de esta enfermedad existe la vacuna de la meningitis C, que inmuniza contra la meningitis meningocócica desde los dos meses de edad.