Conocer los grados del acné
La mayoría de la gente puede autodiagnosticarse un acné suave que puede ser tratado fácilmente con los consejos de un farmacéutico. Sin embargo, si no estás seguro de la gravedad de este problema lo mejor es que consultes con un dermatólogo. El acné se diagnostica mediante una simple inspección visual de tu médico. Recuerda que el acné se puede clasificar en cuatro grados. Para saber a qué grado corresponde el acné que tienes, se evaluará el tamaño, la cantidad de inflamación presente, la extensión y qué áreas del cuerpo están afectadas. Los grados de acné se clasifican de la siguiente manera:

– Grado I
La forma más leve de acné. Se mostrarán en la piel los puntos negros o blancos. Este suele atacar bastante a los más pequeños de la casa. No hay inflamación y se suele eliminar con los tratamientos de venta libre.

– Grado II
Considerado como el acné moderado, aparece un mayor número de puntos negros y blancos en la piel. Las pápulas y pústulas son más frecuentes. También puede ser tratado con productos de venta libre. Sin embargo, si no hay mejoría después de seis u ocho semanas, consulta con tu médico.

– Grado III
Entre moderado y acné severo. La diferencia entre el acné de grado II y el de grado III es la cantidad de inflamación. Las pápulas y pústulas serán más numerosas y habrá una mayor cantidad de enrojecimiento e inflamación. Este tipo de acné debe ser evaluado por un dermatólogo.

– Grado IV
Este es el grado más grave. En la piel aparecerán muchas pústulas, nódulos y quistes. Los puntos negros y blancos son numerosos. Se suele extender por bastantes zonas de la cara. Se le denomina acné quístico.