Conocer los problemas dentales
Ducharse y lavarse los dientes. Como la mayoría de la gente, es probable que realices esta rutina todos los días de manera mecánica. Sin embargo, tu técnica de limpieza de los dientes puede necesitar algunos reajustes. Si no te cepillas correctamente, dejarás bacterias en tu boca que pueden causarte diferentes problemas. Esto puede producirte que poco a poco comiences a sufrir problemas de salud oral.

Cepillarse los dientes facilita la eliminación de la placa de la superficie de tus dientes. La placa, es una bacteria pegajosa que cubre los dientes. Cada vez que comes o bebes, la placa libera ácidos que destruyen el esmalte dental. Las caries se pueden producir cuando el esmalte se rompe. La placa también se forma entre los dientes, donde las cerdas del cepillo no pueden alcanzar. El hilo dental es la única manera de deshacerse de este problema.

Si no te cepilla y no utiliza el hilo dental cada día para deshacerte de la placa, el sarro se acumula. Esto puede producir un problema periodontal (encías). La enfermedad de las encías es una infección seria que causa las caries y la pérdida de dientes. Algunos estudios han demostrado que la enfermedad periodontal puede aumentar el riesgo de otros problemas de salud, como enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

Tu cepillo y pasta de dientes son los primeros defensores contra la placa. No todos los cepillos y las pastas, están realizados de la misma manera, así que deberás elegir el que más te convenga. Elije un cepillo de dientes que tenga cerdas suaves y se adapte bien a tu boca. El tamaño y la forma no importan, siempre y cuando te quepa cómodamente. Cambia tu cepillo de cada tres o cuatro meses o tan pronto como las cerdas comiencen a doblarse o deshilacharse