¿Conoces el polen de abeja?
El polen de abeja es rico en minerales y vitaminas, incluyendo calcio, magnesio, manganeso, potasio y varias vitaminas como por ejemplo la vitamina A. También contiene biotina, una vitamina que es muy importante para la piel, el cabello y las uñas. Además, proporciona proteínas, aceites esenciales, aminoácidos esenciales.

El polen de abeja está disponible en diferentes formas como por ejemplo en polvo, tabletas o cápsulas. Las cápsulas contienen otros productos apícolas, como pueden ser la jalea real y miel. El polen contiene muchos nutrientes por eso es recomendable comenzar con dosis bajas y según los resultados que vayamos obteniendo, ir aumentando la dosis poco a poco.

¿Conoces el polen de abeja?
Por si no lo sabías, el polen de abeja se utiliza para combatir el estrés. También mejora el sistema inmunológico, el rendimiento físico y mental y la evidencia sugiere que puede tener efectos anti-envejecimiento. También devuelve el apetito, y se puede utilizar contra el acné y el pie de atleta. Se puede utilizar en diferentes tratamientos pero desde aquí te recomendamos que antes de usarlo consultes con tu médico. Él es el que mejor te podrá aconsejar sobre cómo utilizarlo . Ten presente que puede ser alérgico al polen de abeja.

Las abejas también se encargan de “generar” los propóleos. Esta es una sustancia resinosa que las abejas reúnen de ciertos árboles para formar una sustancia similar al cemento. Las abejas lo utilizan para construir y reparar la colmena, protegiéndola de las invasiones de hongos, bacterias y virus. Tiene un efecto beneficioso de manera similar en el cuerpo humano. Como un bálsamo se puede utilizar para acelerar la cicatrización de las heridas. Cuando se ingiere, estimula el sistema inmunológico y el circulatorio.