Consejos para corredores con sobrepeso
Correr es un deporte que cada día se hace más popular entre nosotros. Son pocos los lugares de nuestros pueblos y ciudades donde no nos encontramos con algún corredor. Y no es de extrañar, ya que correr, además de ser un excelente modo de liberarnos del estrés de la vida diaria también nos ayuda a mantenernos en forma y de ese modo mantenernos sanos.

Correr también es un modo excelente de perder esos kilos que nos sobran, pero si tenemos sobrepeso y hemos elegido la carrera como el ejercicio para ayudarnos a adelgazar, deberemos tener en cuenta una serie de puntos para disfrutar de la carrera y evitar lesionarnos o dañarnos durante la práctica de la misma:

– Comienza siempre calentando: Aunque esta es una máxima que se deben aplicar todos los corredores, para aquellos que tienen sobrepeso es extremadamente importante, ya que las articulaciones, músculos y tendones van a tener que realizar un esfuerzo extra.

Andar durante unos minutos y estirar los músculos bastará para prepararnos para el ejercicio.

– Elige zapatillas apropiadas y terreno adecuado: De este modo tus articulaciones no absorberán todo el impacto del ejercicio. Las más aconsejables son aquellas que tengan una amortiguación media alta. Por la misma razón es mejor evitar correr sobre superficies duras como el asfalto y elegir tierra o césped para hacerlo.

– Presta atención a las señales de tu cuerpo: Al tener sobrepeso es más fácil resultar lesionados, sobre todo si no hacemos nuestro caso a nuestro cuerpo. Lo mejor es hacer sesiones de carrera de media hora en las que combinemos carrera y paseo. Cuando corramos, si sentimos dolor deberemos detenernos y caminar, para evitar sobrecargar las articulaciones.

– No olvides hidratarte: Teniendo sobrepeso, comenzarás a sudar antes y lo harás más copiosamente. Por ello es importante beber agua de forma continua, lo que además te ayudará a adelgazar.