Consejos para cuidar la voz
Entendemos como voz el sonido producido por el ser humano cuando el aire es expulsado a través de la laringe haciendo vibrar las cuerdas vocales. La voz se debe cuidar porque suele ser una herramienta básica en numerosas profesiones. Sin embargo, los problemas en la voz son cada vez más frecuentes debido principalmente a la falta de sueño, hablar durante muchas horas seguidas o mantener largas conversaciones telefónicas, carraspear la garganta, toser en exceso, el elevado ruido ambiental que hace que hablemos más fuerte, el humo del tabaco, la contaminación del aire, el consumo de alcohol, el aire acondicionado que irrita las cuerdas vocales o la poca humedad en el aire que respiramos son los principales factores de riesgo para sufrir enfermedades de voz.

Muchas personas sufren una gran fatiga vocal. Los trastornos de la voz pueden ser diversos y estar asociados a lesiones entre las que encontramos: los nódulos, los pólipos, los quistes y los papilomas. Suele ser frecuente la disfonía (alteración en el tono de voz) o la afonía (pérdida total de la voz). Por suerte, los problemas relacionados con la voz son tratables y curables, aunque algunos requieren intervenciones quirúrgicas. Lo recomendable para recuperar la voz es realizar una rehabilitación vocal, en la que te enseñan la técnica vocal correcta, con el fin de no forzar las cuerdas vocales (no chillar) y hacer pausas entre largas conversaciones.

Nuestros consejos para cuidar la voz son los siguientes:

• Respetar las medidas de higiene vocal básicas (cepillado), no forzar la voz en los lugares con ruido ambiente (no chillar).
• Beber abundante agua para evitar sequedad en la laringe.
• Dormir y descansar bien para mantener una voz sana.
• No abusar del alcohol ni del tabaco.
• No mantener conversaciones telefónicas de larga duración.
• Evitar estar justo debajo de un aire acondicionado.
• Respirar por la nariz siempre que se pueda.