Consejos para dormir bien y evitar el insomnio
No hay nada peor que no pode pegar ojo por las noches. Muchas personas sufren insomnio prácticamente a diario, lo que les impide descansar correctamente. La cantidad de horas de sueño necesarias pueden ser muy diversas según el sexo, la actividad física o la edad. No duerme igual un bebé recién nacido que una mujer anciana. La tendencia es que a medida que nos hacemos mayores, dormimos menos, eso es completamente normal, el organismo envejece y no precisa tanta energía que cuando somos más jóvenes. En general, la gente mayor duerme bien unas 4 horas, mientras que los niños más activos pueden dormir perfectamente una media de 10 horas diarias. Sin embargo, la mejor medida para saber si duermes bien es si te sientes bien al despertar. En cualquier caso, levantarte el lunes de mal humor por tener que ir a trabajar no es insomnio, se llama pereza.

El insomnio es algo mucho más serio, pues es la dificultad para conciliar el sueño. Puedes decir que tienes insomnio si tardas más de media hora en dormirte, te despiertas más de dos veces por la noche o si te despiertas más temprano de lo habitual y entonces ya no puedes volver a dormirte. En la mayoría de los casos no es una enfermedad, pero sí que puede ser el síntoma de otras. Por eso es conveniente consultar un especialista cuando tienes problemas para dormir de forma continuada. El descanso es fundamental para mantener una vida sana y completa. El insomnio tiene cura si se trata correctamente, pero también se puede volver crónico.

Debes saber que algunas enfermedades psiquiátricas como la depresión, el consumo de sustancias como el alcohol, el tabaco o el café, el uso continuado o abusivo de medicamentos como los que se utilizan para el tratamiento de los resfriados, infecciones, hipertensión o enfermos del corazón. Todos ellos es muy posible que sufran insomnio. Aquí van una serie de buenos consejos para dormir bien:

1. Para resolver los problemas, es bueno pensar en soluciones, pero si lo haces por la noche te va a costar dormir. Si duermes bien los podrás resolver todos de forma tranquila y con salud. Deja las preocupaciones o tareas del día siguiente apuntadas en un papel. Para dormir, mejor la mente en blanco.

2. Tampoco es bueno obsesionarse por dormir. Si te acuestas y pasado un tiempo no se ha dormido levántate y realiza alguna actividad relajada hasta que vuelvas a tener sueño. Intenta no despertarte tarde, ni intentar recuperar horas de sueño “perdidas”. Intentes acostarte siempre a la misma hora incluso los fines de semana.

3. No duermas siesta y si la necesitas no debe durar más de media hora. Procura que la habitación sea un sitio confortable, sosegado, tranquilo, con temperatura agradable y sin teléfono ni televisores.

4. Evita en la medida de lo posible las situaciones de estrés laboral y personal con una actitud positiva ante los problemas. En cualquier caso la lectura o un baño de agua caliente antes de irte a dormir así como las técnicas de relajación ayudan o incluso beber un vaso de leche te ayudara a dormir profundamente.

5. Cena de forma ligera pero tampoco te acuestes con hambre. Práctica ejercicio diario aunque sea moderado disminuye el estrés y favorece el sueño porque el cuerpo te pedirá más descanso. No tomes medicación sin receta médica. A la larga será contraproducente para dormir bien.

Espero que estos consejos te sirvan. ¡Felices sueños!