Consejos para esquiadores principiantes
Con la llegada del invierno son muchos quienes aprovechan fines de semana y periodos vacacionales para disfrutar del deporte del esquí. De los miles de esquiadores que pueblan las estaciones de esquí, una gran proporción la componen aquellos que deciden por primera vez disfrutar de la diversión y práctica deportiva que la nieve puede ofrecerles. Para lograr que esta experiencia sea inolvidable y placentera, es conveniente seguir una serie de consejos:

– Verificar nuestro estado de forma: Muchos principiantes creen que pueden lanzarse a esquiar después de haberse pasado un año sentados ante el televisor. Por ello unas semanas antes se debe comenzar a realizar un entrenamiento cardiovascular suave que permita a nuestro cuerpo hacer frente a las exigencias del esquí, mejorando también nuestro equilibrio y coordinación.

– Llevar el equipo adecuado: Deberemos asegurarnos de que la ropa que utilizamos es traspirable y llevar sólo lo necesario, para que la vestimenta no sea un obstáculo a la hora de practicar esquí, de forma que no pasemos ni frío ni calor. No debemos olvidar complementos imprescindibles como los guantes impermeables, gorros y gafas que nos protejan del frío, el viento y de la luz del sol.

– No olvidarse de los complementos: guantes impermeables y flexibles para que se ajusten a la muñeca, un gorro o banda elástica para sujetar el pelo y mantener las orejas calientes, y unas gafas que protejan los ojos del frío, del viento y de la luz solar.

– Ir a tu ritmo: Debemos ser conscientes de nuestras limitaciones. Son muchos los esquiadores novatos que acaban en las salas de urgencias de los hospitales por haber querido “probar” la pista negra. Deberemos elegir una ruta y una pista adecuada a nuestros conocimientos, comenzar poco a poco e ir incrementando cada día el tiempo que le dedicamos al esquí.

– Deberemos en todo momento mantener las distancias con otros esquiadores y respetar siempre la señalización de las pistas.