Consejos para los que comienzan con la bicicleta de montaña
El otoño es una época muy propicia para practicar un deporte que cada vez ganas más adeptos, como es el ciclismo de montaña. Sin embargo, aquellos quieran lanzarse a practicarlo por primera vez, deben tener en cuenta una serie de puntos:

En primer lugar, el ciclismo de montaña es un deporte muy exigente, por lo que exige que estemos en buenas condiciones físicas, por lo que es recomendable, antes de comenzar realizar un entrenamiento complementario tanto de las piernas como de nuestra capacidad cardiorrespiratoria, que dicho deporte va a poner a prueba. Una buena idea es practicar spinning, que supone un trabajo muscular parecido al que haremos con nuestra bicicleta, pero con menor exigencia.

En el entrenamiento con la bici de montaña es fundamental que desarrollemos nuestras habilidades sobre la bicicleta, así como la fuerza y resistencia, para soportar tanto los impactos como las caídas, que son frecuentes en este deporte.

Cuando comencemos, debemos hacerlo de forma lenta y progresiva. Una buena idea es empezar con una ruta entre 15 y 20 km para después ir aumentando en función de cómo reaccione nuestro cuerpo. Si no estamos muy en forma, lo mejor es comenzar con un paseo tranquilo sobre la bicicleta que no exceda de los 20 km para ir entrenando nuestra musculatura al igual que nuestro sistema cardiovascular.

Es muy importante, para nuestra primera salida, no ir solo ni elegir una ruta demasiado exigente porque los compañeros sí pueden con ellas. Lo mejor es ir al menos con un compañero y recorrer una ruta conocida, para poder hacer frente a los problemas que puedan surgir. Es muy importante llevarse siempre el móvil.

También debemos proveernos del equipo necesario para practicar este deporte con total seguridad, en el que nunca deben faltar el casco, los guantes y los botes de agua o sales minerales.